EDITORIAL: LA CONSTRUCCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA SOCIOLOGÍA PARAGUAYA – 2020

EDITORIAL: THE CONSTRUCTION OF KNOWLEDGE IN THE PARAGUAYAN SOCIOLOGY - 2020

  • por la Sociedad Paraguaya de Sociología Sociedad Paraguaya de Sociología

Resumen

La producción de conocimiento científico está inevitablemente asociada a realidades socio-históricas que se busca conocer en sus aspectos considerados relevantes, así como sus causas, sus tendencias y efectos; con los avances logrados con la explicación o comprensión de los fenómenos se busca en el caso de la sociología reproducir o trasformar la realidad; desde una mirada desde nuestra disciplina la sociedad paraguaya inserta en la globalización  tiene sus peculiaridades que plantean desafíos que debemos encarar.


Se trata del país más desigual en el continente más desigual, con un Estado capturado por élites fraudulentas; una sociedad agraria que tuvo como clase dominante a una oligarquía latifundista facilitó el control inicial de los espacios de poder político que se reforzó con los empresarios del agronegocio,  al punto de llegar hoy a una presión tributaria que solo llega al 10% del Producto Interno Bruto. El control de las entidades públicas cuyos recursos se van privatizando comprende a las instituciones que financian las investigaciones científicas, tal el caso del IPTA y el CONACYT. En las discusiones sobre la reforma del Estado se ignora la privatización en cuestión.


La concentración de la tierra que está ligada a su extranjerización, define uno de los rasgos salientes de nuestro desarrollo agrario. El acaparamiento de tierras básicamente por brasileños está asociado a enclaves económicos pero también culturales, lo que refleja el fracaso de las políticas públicas que deberían favorecer la integración de los migrantes. Desde estos enclaves,  asociados a una suerte de proyecto de colonización, se descalifica a campesinos paraguayos pobres; la visión prejuiciada que conduce a acciones discriminatorias de inmigrantes hacia la población receptora constituye una experiencia insólita.   


Agentes de grandes corporaciones biotecnológicas y sus clientes empresarios del agro negocio son ahora los actores dominantes y convirtieron al Paraguay en el país más trasgenizado, considerando la proporción de la superficie total destinada a cultivos transgénicos. Esto implica también alta contaminación ambiental con incidencia severa en la salud pública. El modelo de desarrollo aplicado en nuestro país es el que deja las manos libres a las grandes corporaciones y al agro negocio limitando fundamentalmente las funciones del Estado. Este hecho tampoco está visible en las discusiones sobre la reforma del Estado.


Los límites del modelo de desarrollo vigente han sido señalados incluso por los organismos multilaterales de cooperación con miradas más bien conservadoras, tal es el caso del Banco Mundial y del propio Fondo Monetario. En estos informes se insistió en la ausencia de sostenibilidad con la deforestación salvaje así como la concentración de la tierra considerada la más alta del planeta. El Fondo Monetario señala que la economía basada en la agro exportación de commodities basada en el agro negocio ya no resulta sostenible.


A nivel global en el contexto marcado por la crisis estructural de la modalidad neoliberal del desarrollo capitalista el mundo se está tornando multipolar y cuando la pandemia debería ser encarada con una gobernanza global que contrapese el poder de las grandes corporaciones farmacéuticas, los espacios multilaterales de cooperación se debilitan. La crisis ambiental ciertamente asociada a la pandemia, así como el poder creciente de las grandes corporaciones tampoco podrían ser encaradas sin una gobernanza global sólida; sin embargo a la necesidad de procesos de integración efectiva se responde exacerbando diferencias ideológicas y con retracción de las relaciones de cooperación. Las posibilidades del Paraguay de navegar en ese espacio multipolar no están claramente perfiladas.


La legitimación en la esfera académica del modelo neoliberal de desarrollo está a cargo de lo que llamamos ciencia hegemónica, que exalta los logros del libre mercado y de las grandes corporaciones, incluyendo a la ingeniería genética, velando sus efectos colaterales. 


En el contexto referido la contribución de la sociología deviene indispensable y esto supone su institucionalización robusta, partiendo de sus condicionamientos.


Las vicisitudes de la Institucionalización de la Sociología


De una referencia grosso modo a los avatares de la institucionalización de la disciplina en el Paraguay se pueden derivar factores que la condicionan. Sus orígenes están ligados a la cátedra en facultades de la UNA; esa experiencia no escapó a la influencia de la intervención de la UNA decretada por el Poder Ejecutivo que buscó eliminar posturas críticas (1941-1956). Los vicios de una universidad intervenida perduran en el tiempo.


Cierto avance se vio en esa modalidad con la creación de la Escuela de Ciencias Sociales de la Facultad de Derecho en 1972, aunque su funcionamiento se dio recién en el 2003. En la época de la constitución de la Escuela fue notable la influencia de Alfredo Poviña, que aunque calificaba su actividad académica como apolítica, lideró grupos que legitimaron la dictadura militar Argentina. 


La carrera de Sociología de la UCA iniciada en 1972, fue clausurada en medio de una fuerte represión policial en 1986 y se reabrió solo después de un buen tiempo. La llamada Sociología científica ya ligada a la investigación surge en 1964 en el CEPES, que publica la Revista Paraguaya de Sociología desde entonces.; esta puerta de entrada permitió un abordaje más sistemático de la estructura y procesos sociales, incorporando la contrastación empírica de formulaciones teóricas en prácticas de investigación. Luego se constituyen otros centros privados de investigación apoyados financieramente en los últimos años por el CONACYT antes de un retroceso notable con la censura de propuestas de investigación básicamente en Ciencias Sociales.


La carrera de Sociología en la Facultad de Derecho no pudo escapar de los vicios de un ámbito asociado al Poder Judicial y parte de los aparatos de dominación del Estado, y en esa medida con apego al control sectario de los espacios institucionales; lo político partidario dificultó el desarrollo académico. A resultas del ambiente refractario al desarrollo de la disciplina se dio la desanexión en 2018. Esa desanexión se dio en medio de una crisis que afectaba diversos ámbitos de la sociedad y provoca la búsqueda de seguridad con el refuerzo de lealtades de tipo personal.


Con esa desanexión los sectores movilizados, básicamente el estamento estudiantil, se buscó un espacio más autónomo de lealtades político partidarias de modo a superar la reproducción de la mediocridad. Ya constituida la FACSO reaparecen los riesgos de sectarismos. En la pretensión de superar limitaciones de lo que se llamó “la escuelita” surge también el riesgo de buscar la excelencia en base a las bondades de una elite doctoral; en esa perspectiva la solución vendría de la mano del prestigio de sociólogos intelectuales, ligados al prestigio de universidades del Norte global.


La Sociedad Paraguaya de Sociología. Su compromiso y orientación


La nobel Sociedad Paraguaya de Sociología se constituye en un espacio abierto a diversas orientaciones con el propósito de contribuir al desarrollo de la disciplina y responder a los desafíos que encara nuestra sociedad; en el paso inicial de ese esfuerzo deben destilarse las lecciones aprendidas en las vicisitudes de institucionalización de la carrera, para no repetir los mismos errores ni replicar sus vicios.


La Sociedad Paraguaya de Sociología se propone la promoción de la investigación en sociología, incluyendo la que responde a un enfoque transdisciplinario; en el espacio creado se busca la discusión sobre tópicos considerados relevantes y la difusión de propuestas, incluyendo a la comunidad científica regional y global.     


 El Paraguay es parte de una globalización en crisis que acaba con las certidumbres; la construcción de alternativas está asociada al pensamiento crítico y al pluralismo epistemológico. En la construcción del conocimiento, en un cambio de era, no caben exclusiones ya que todos tenemos capacidad de lectura de la realidad. Las diversas sociologías pueden contribuir con lo suyo.


Sociedad Paraguaya de Sociología


www.sociologiaparaguay.org


  • DOI: https://doi.org/10.47133/124

##plugins.generic.usageStats.downloads##

##plugins.generic.usageStats.noStats##
Publicado
2020-06-30
##submission.howToCite##
DE SOCIOLOGÍA, por la Sociedad Paraguaya. EDITORIAL: LA CONSTRUCCIÓN DEL CONOCIMIENTO EN LA SOCIOLOGÍA PARAGUAYA – 2020. REVISTA ESTUDIOS PARAGUAYOS (CEADUC-UC), [S.l.], p. 5-9, jun. 2020. ISSN 2520-9914. Disponible en: <https://epy.dreamhosters.com/index.php/RESPY/article/view/124>. Fecha de acceso: 24 oct. 2020
Sección
Artículos